Saltar al contenido

El Pueblo de los Taräni – Desarrollo de HdlA

Continúa la digitalización de contenido de Heraldo de los Ancestros. Ya que empecé con la raza de los Ashdüni, me parece acertado seguir con todas las razas principales de la historia.

En este universo ficcional encontramos seis razas, que en conjunto se las conoce como Rhashänir (pronunciado ra-SHA-nir), y los Taräni (pronunciado ta-RA-ni) son una de ellas.

Tengo que admitir que los Taräni me gustan mucho, y a pesar de eso es una raza que casi remuevo del todo de la historia. Esto es porque, al principio, eran una especie «centauresca» (ni idea si esa palabra existe): tenían un torzo humanoide que sobresalía del cuerpo de un canino de gran tamaño.

Déjenme que primero les hablo de cómo quedaron los Taräni y después les hablo un poco de la parte anecdótica.

El pueblo Taräni

Los Taräni son una especie humanoide de aspecto canino, con un corto y fino pelaje cubriendo la mayor parte de su cuerpo. Poseen una cola corta con gran densidad de pelaje que les ayuda a mantener el balance corporal. Son capaces de crecer garras cortas pero muy afiladas que aportan a su feroz aspecto.

Sus oreajs son puntiagudas y poseen un fuerte sentido del olfato. Según diversas etnias, las orejas pueden ser cortas o alargadas, el rostro puede presentar un hocico corto o un poco más, y varía el color de pelaje.

Son originarios del mundo de Gaùntral (pronunciado GAUN-tral), en donde pueden encontrarse sus principales civilizaciones. Existen Taräni en otros mundos, existiendo entre otras especies o bien formando pequeñas comunidades.

Biología

Los Taräni son mamíferos de sangre caliente. Como se mencionó, poseen un fuerte sentido del olfato y un oído agudo. Prefieren los climas fríos a templados, en donde su pelaje y su piel gruesa les sirven de ventaja.

Etnias Taräni

  • Derách (pronunciado de-RAJ): se puede traducir como «Lobos del Norte». Poseen un pelaje de color blanco o grisáceo. Son de orejas cortas y hocico corto.
  • Faydëron (pronunciado fai-DE-ron): «Lobos de oro». El pelaje es pardo o rubio. Poseen orejas largas y hocico corto.
  • Denách (pronunciado de-NAJ): «Lobos del sur». Tienen el pelaje color negro, son de hocico y orejas cortas.
  • Audëron (pronunciado au-DE-ron): «Lobos rojos». Poseen hocico y orejas largas, su pelaje va de colores rojizos a gris oscuro. Son los más salvajes entre los Taräni.
  • Sërderon (pronunciado SER-de-ron): «Lobo rey». Su pelaje es marrón o gris amarronado, de hocico corto y orejas cortas.

Rasgos Culturales

La cultura Taräni posee una fuerte impronta en torno a la figura del lobo, del cual se consideran hermanos. Es común en muchas civilizaciones de esta especie la veneración al «espíritu del lobo». Sin embargo, también puedn encontrarse culturas que consideran a los caninos en general criaturas inferiores o involucionadas.

Algo típico de las culturas Taräni que es común a su especie es la ausencia del concepto de familia, centrándose más en un concepto de pueblo que podría compararse al de manada. Sólo los lazos de hermandad sobresalen entre ellos; no así los lazos de paternidad. La reproducción está vista como una necesidad y un deber hacia el pueblo.

Los cachorros Taräni suelen vivir con sus progenitores hasta los cinco años, edad en la cual son enviados a distintas academias para probar su valía y demostrar en qué son más aptos. Así se determina cuál es su principal función y utilidad hacia la manada.

Sin embargo, hay lugar para el libre albedrío: un Taräni puede dejar su manada (no sin consecuencias, claro) y unirse a otra, o bien iniciar la propia.

Invocadores y Tradiciones Mágicas

Los Taräni hacen alarde de su superioridad física y agilidad en combate, por lo que gran parte de su magia gira en torno al mejoramiento y elevación de sus capacidades físicas.

Para ellos, un Invocador no es otra cosa que un soldado más, convirtiendo a los Taräni en la única especie que no desdeña de la magia ni la considera algo antinatural. Al contrario, es una de las tantas destrezas en las cuales un cachorro puede demostrarse hábil.

Algunas hermandades de Invocadores o tipos de Invoccadores conocidos a nivel mundial e incluso en otros mundos:

  • Lobos de Plata
  • Hermanas de Marfil
  • Dualcasters (no se me ocurre término en español; se llaman así porque eligen dos elementos y basan sus hechizos en ellos)

Los Puros o Sangre Pura

Mientras que las otras especies Rhashänir poseen algo que suele distinguir a personas con capacidades especiales, distintas o incluso inferiores, los Taräni no son el caso.

Esto los ha llevado a alcanzar un grado de altanería y aires de superioridad extremos, pues se consideran una raza perfecta que no necesita distinguir la escoria de lo valioso. Porque, según los preceptos de la manada, todos son valiosos, desde el mendigo hasta el Rey. 

Por supuesto, a nivel social e individual, esto está lejos de ser cierto, pero a los elitistas les fascina llenarse la boca con estas palabras.

Creencias Populares en Otros Mundos

El pobre campesino que labra su tierra y no está expuesto a culturas foráneas ve un Taräni, y ve la manifestación de sus peores pesadillas.

El mito de «el hombre lobo» ha sido alimentado por avistamientos de Taräni nómades o hermitaños, alejados de su mundo y sus manadas.

Todo lo que podamos pensar acerca de los hombres lobo en nuestro imaginario colectivo, podemos extrapolarlo a los Taräni:

  • Si un Taräni te muerde, te conviertes en hombre lobo – un pensamiento ridículo y falso.
  • Los Taräni viven de noche y duermen durante el día – falso.
  • Pueden adoptar la forma de un lobo salvaje – no de manera natural; cualquier persona podría lograr esto aprendiendo el tipo de magia adecuado y convertirse en un cambiaformas.

Fantasía estética y cultural

Por lo general veremos las siguientes tendencias culturales en los Taräni:

  • Europea (centro, del este, britania, celta)
  • Escandinavo
  • Mongol
  • Fantasía hombres lobo
  • Tibet
  • Himalaya
  • Esquimales
  • Siberia
  • Japón

Galería: los Taräni «centáuridos»

Como mencioné al principio, los Taräni fueron centáuridos durante muchos años, hasta que empecé a cuestionarme algunos problemas anatómicos que podrían llegar a tener. Podría haberme salido con la mía y decir que es un mundo de fantasía, en donde no todo requiere de una explicación 100% lógica.

Pero no pude. Empecé a preguntarme cómo sería la vida de un Taräni, principalmente cómo tendrían relaciones sexuales, cómo serían sus hogares, cómo se acostarían a dormir. Tienen dos corazones o uno solo, y cuántos pulmones. Cómo es su tracto digestivo. Dónde están sus órganos reproductores. Cómo construyen y qué construyen. Qué ropa usan

Mientras que algunas cosas tenían sentido, otras no. Se veían geniales con ese aspecto centauresco, pero simplemente no me convencía. Estuve muy cerca de quitarlos de la historia o reemplazarlos, pero ya la idea de una especie canina y lobezna se había arraigado en mi imaginario.

Así que decidí convertirlos en una especie bípeda y humanoide, para facilitarme las cosas y no darle más vueltas a algo que no era ni cercalo más importante de la trama.

Galería: los Taräni hoy